elpinguinorecepcionista

Blog de Ricardo Pérez Roda.

viernes, 19 de mayo de 2017

Acoso Psicologico.

Cuando te enfrentas, al Acoso Psicológico, no tienes respuestas. Sencillamente el acosador no te las va a dar, no le interesa darte explicaciones de ningún tipo. Si en algún caso ofrece explicaciones están siempre estarán en la línea de perjudicarte, de hacerte el mayor daño posible, de causarte el mayor dolor psicológico posible. Por eso es tan difícil enfrentarse, al Acoso Psicológico. Al acosador no le interesa, que tu ni nadie sepa, que lo único, que pretende de forma directa o indirecta es causarnos graves males. Es por esta circunstancia muy ingenuo por parte de la víctima, intentar acercarse o pedir explicaciones al acosador. En este sentido hay un libro excelente cuyo título es “Cartas a Stalin” en el cual dos escritores rusos Mijail Bulgakov y Eugeni Zamiatin, le escriben al tirano Stalin. Caen en el error de pensar que el tirano puede tener sentimientos. El primero Mijail Bulgakov en sus cartas al tirano, trata de vencer, la ignominiosa persecución que padece: insultos, amenazas, manipulación. La opresión sobre el genial autor, lo lleva a destruir parte su propia obra, signo inequívoco de que se está sintiendo culpable, le hace caer en la enfermedad y lo coloca al borde de la locura y la psicosis. Intenta un visado para salir del país, pero ante la negativa en concedérselo, cae en un estado de hundimiento físico y moral. Sufre de angustias, fobias, miedo a la muerte, miedo al espacio. Podemos decir que el escritor pierde de vista la realidad concreta de su interlocutor y acosador. Pues bien esto suele ocurrir en el Acoso Psicológico, el acosador desde las alturas con las diseña su estrategia, se siente invulnerable, muy protegido. Sin embargo la víctima, esta desorientada, hundida, todas sus explicaciones, sus suplicas, todo intento de dialogo, es ignorado por completo. La victima percibe, siente que no hay salida. Es entonces en mi modesta opinión cuando la víctima tiene que hacer un acto, de valentía, sentirse un héroe de verdad y ponerle nombre a esta situación, que no es otro que Acoso Psicológico. Esto no cambiara las cosas, no cambiara la vida del afectado, pero le dará una guía, un camino, el darse cuenta. Es importante el darse cuenta, el acosador intenta por todos los medios que ese extremo no sea haga realidad. En el caso comentado de Mijail Bulgakov, el escritor en una de sus cartas le escribe al psicópata de Stalin: Le pido al gobierno soviético que preste atención al hecho de que yo no soy un hombre político sino un literato y que he entregado toda mi producción a la escena soviética”. En otros lugares del texto del mencionado libro aparecen palabras como estas:” Apelo al humanitarismo de las autoridades soviéticas y les pido actúen magnánimamente conmigo, un escritor que no puede ser de ninguna utilidad a su patria y me concedan la libertad”. Es este hacía referencia al visado para poder abandonar la Unión Soviética. El psicópata de Stalin no se lo concedió. Pues bien estas conductas que se pueden dar en cualquier, conjunto de conductas abusivas en forma de actos, palabras, escritos o gestos que vulneran la identidad, la dignidad o la integridad física y/o psicológica de una persona. A pesar de su alcance es fácil que pase del todo desapercibido para la mayoría de las personas, excepto para la víctima. Si nos atenemos a lo escrito por la psicóloga Hirigoyen en su libro sobre el acoso psicológico, lo fundamental de las estrategias de Acoso psicológico son estas: -descalificar y desacreditar a la víctima sutilmente, sobre todo a través de mensajes no verbales. -rechazar la comunicación directa: así el conflicto no puede ser solucionado y se provoca el sentimiento de culpa de las víctimas. -aislar a la persona. -inducir a caer en errores. -ridiculizarlo en público. -hacer alusiones desagradables. Como por ejemplo silbar, este ejemplo es mío. -poner en tela de juicio su capacidad de juicio y decisión. Todo esto ocurre con la mayor impunidad, a la vista de todo el mundo sin que nadie quiera darse por enterado. Si bien, para hablar de acoso psicológico propiamente, estas conductas deben darse repetidamente y de manera insistente, no de forma aislada. Es por todo ello que la víctima ante esta situación tiene que estar atenta, porque se pueden producir situaciones muy desagradables para su estado de salud y psicológico. Le pueden producir secuelas en forma de problemas emocionales. Entre ellas destacan la pérdida de autoestima y la reducción de la capacidad de disfrute de las cosas y pequeños placeres cotidianos… Se puede llegar a tener ideas de suicidio. Es normal también que se den trastornos de la ansiedad debido a los niveles de estrés mantenidos a lo largo del tiempo. Se puede llegar, en casos extremos, a crisis de pánico relacionadas con estímulos asociados al acoso, y a la evitación de dichos estímulos (el trabajo, el hogar, la clase…). También puede ocurrir que se instaure un trastorno de la ansiedad como el Trastorno por Ansiedad Generalizada, donde hay preocupaciones y rumiaciones continuas y exageradas respecto de temas de la vida cotidiana (pagos, trabajo, resultados académicos…). Otro trastorno que se podría desarrollar sería el Trastorno por Estrés Postraumático. El trauma en este tipo de situación en mi modesta opinión está garantizado. Como salir de una situación tan dolorosa y embarazosa, sin salir perjudicado seriamente, en mi opinión es imposible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario